martes, 3 de febrero de 2009

La Opinión



Era el martes 4 de mayo de 1971, yo tenía 19 años y había crecido en la generación de la información despersonalizada. Los diarios más leídos de la época como Clarín –el que se recibía en casa de mis padres- La Nación, La Prensa, Crónica en sus dos ediciones matutina y vespertina y el vespertino La Razón anoticiaban, pero no explicaban ni investigaban. Eran simples mensajeros de los cables de la agencias noticiosas, a los que se agregaba el titular –eran famosos los grandes titulares de tapa de La Razón a través de los cuales aprendí a leer en mi casa como muchos de mi generación- y algún comentario menor, con esporádicas notas firmadas.

A primera hora de la tarde me encontraba esperando que comenzara la clase de Algebra en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA.

Otro alumno mayor que yo y a quien no conocía, se sentó al lado mío y comenzó a leer un diario. Yo intenté hacerlo también de costado y advertí que era parecido al francés Le Monde, pero se titulaba La Opinión, estaba escrito en castellano y era la primera vez que lo veía. Llegó la profesora y el asunto quedó ahí.


A la salida de la clase, al bajar al subterráneo para regresar a mi casa compré un ejemplar en el kiosco del andén.





No tenía nada que ver con los diarios que se editaban en la Argentina en ese momento:

carecía de fotografías, no salía los lunes, ni se hacía mención en sus páginas a las carreras de caballos ni a la cartelera de cines y teatros, pero si tenía una rica cobertura cultural –Pompeyo Camps era el crítico musical y Ernesto Schoo, quien venía de hacerle la primera entrevista para un medio argentino a Gabriel García Márquez en Primera Plana era el Jefe de Arte y Espectáculos -, en sus secciones de política local colaboraban destacados escritores, políticos y periodistas como Ernesto Sábato, Juan Gelman, Rodolfo Walsh, Rodolfo Terragno, Osiris Troiani, Hugo Gambini, Tomás Eloy Martínez junto a jóvenes como Osvaldo Soriano, Horacio Verbitsky, quien se encargó de la novedosa diagramación del diario, Miguel Bonasso, Carlos Ulanovsky, y el dibujante Hermenegildo Sabat, entro otros. Para la cobertura internacional contaba con corresponsales propios en Montevideo, Río de Janeiro, Lima, Santiago de Chile, París, Washington, y una novedad: Jerusalén.

A diferencia de ellos, en La Opinión se practicaba un periodismo interpretativo a través del cual los hechos eran analizados desde notas, la mayoría firmadas, en las que se trataba de rastrear los antecedentes, fijar el contexto y visualizar sus consecuencias, llegándose a veces a presentar dos opiniones opuestas sobre el mismo hecho.


Su director era el periodista Jacobo Timerman, quien en la década del 60 había revolucionado también el medio gráfico con dos revistas Primera Plana y Confirmado, que fueron las primeras en nuestro país en adoptar el modelo de las magazines americanas como Time o Newsweek, y de las que luego se había desvinculado.

La oportunidad para lanzar el nuevo diario se la plantearon los directivos de los talleres Gráficos Alemann, debido a que habían dejado de imprimir The Buenos Aires Herald, por lo que tenían capacidad ociosa, lo que les permitía ofrecerle un buen pecio a Timerman por sus servicios.

Costaba mas caro que sus competidores e iba dirigido básicamente a la juventud capaz de dejar de tomar un café para comprarlo.

Luego de su salida a la calle, la situación política se fue complicando cada vez más y también La Opinión se fue complicando cada vez más con ella en esa complicada década del 70, lo que llevó al diario y a su director a apartase de muchos de sus objetivos iniciales y a muchos periodistas a apartarse del diario; sin embargo ello no implica desconocer su carácter transformador del periodismo argentino durante los setenta, que luego continuarían, a su modo, medios como Página 12 y la nueva Crítica.-



Por Hugo Perini, para Te cuento los Setenta

15 comentarios:

San Gordelius dijo...

La última vez que salió La Opinión el gobierno militar compró todos los ejemplares.

A que a esa no la sabían, eh?

hugo dijo...

no lo sabía san gordelius, gracias por el dato y por pasar...

el_iluso_careta dijo...

muy buen post, sólo no coincido en comparar con página y crítica que no le llegan ni a los talones...
escuchando 03 Lucha\Hermes - Argentino Hasta Las Bolas (1992)

Stella dijo...

Timerman, periodista controvertido, si los hay! Un precursor en los medios argentinos.

Gracias por el post, Hugo!

hugo dijo...

iluso: gracias por pasar y dejarnos tu opinión...

stella: así es. timerman fue una personalidad muy compleja -tal vez como la época que le tocó vivir- pero no se puede negar su aporte transformamdor al "adormecido" periodismo de la época...

a los que les interese, en 2003 la periodista graciela mochkofsky publicó "timerman. el periodista que quiso ser parte del poder (1923-1999) libro que se considera el más completo escrito sobre el hasta el momento...

en este post tratamos de separar la obra del creador...

ganesha dijo...

un excelente diario !!

salu2 y tinta

hugo dijo...

gracias ganesha por pasar y dejar tu comentario, efectivamente en sus comienzos la opinión fue un gran medio...

depre forever dijo...

Realmente periodista demasiado controvertido, comenzó siendo socio adherente e importante apoyo del proceso militar y terminó apartado y preso.
Lo cual no quita que transformó el periodismo, recuerdo esos años, cuando daba cierta clase de pertenecer (como AMEX) llevar La Opinión bajo el brazo.

hugo dijo...

es cierto depre, algunos la compraban porque daba cierto tinte de progre bien, lo que los franceses llaman "la divine gauche"...

Atl Mendarte dijo...

Hey, que bueno que hagan cosas como estás. Soy mexicano y di por azar con este blog, esta increible siempre he dicho que el entender la historía nos ayuda a comprender mejor el presente, Saludos¡¡¡

http://aboutelblog.blogspot.com/

hugo dijo...

gracias atl por pasar y por tus palabras!!!

Pablo dijo...

Sobre el 24 de marzo
LA OPINIÓN (27/3, tapa)
Director: Jacobo Timerman
Reflexión
"Si los argentinos, como se advierte en todos los sectores - aun dentro del ex oficialismo-, agradecen aI Gobierno Militar el haber puesto fin a un vasto caos que anunciaba la disolución del país, no menos cierto es que también le agradecen la sobriedad con que actúan.
De una etapa de delirio, donde torpes y vanas figuras gritaban sus amenazas a voz en cuello, vivían en el desplante y Ia impunidad, o daban Iecciones de moralidad exhibiendo sus encendedores o sus corbatas, la Argentina se abrió en pocos minutos a una etapa de serenidad de la cosa pública.
Porque las nuevas autoridades demuestran un pudor, un recato tan beneficioso para ellos como para su relación con Ios gobernados. No han añadido títulos pomposos y huecos al nombre de su Gobierno, ni lemas rimbombantes a sus objetivos; no hacen rendir culto a su personalidad ni se halagan con la propaganda. Y no se prestarán a ser incluidos en esa especie de álbum familiar deI Poder que el semanario Gente ha dedicado a los altos funcionarios de todos los regímenes."

hugo dijo...

pablo el post trata de recordar la irrupción en los difíciles 70 de un medio de prensa innovador como la opinión...

en cuanto a la conducta de su director, me remito al final del post...

gracias por pasar y dejarnos tu reflexión...

Anónimo dijo...

La Opinion estaba hecha toda por judios! Lean sobre Timerman, era un mal tipo

hugo dijo...

como puede ver en la lista de colaboradores del diario anónimo, la mayoría de ellos no eran judíos...

en cuanto a timerman, reitero, me remito al final el post...

gracias por pasar...