jueves, 4 de setiembre de 2008

Enrique Policastro, El realismo crítico antiacadémico.



(1898-1971)



En los setenta fallecieron tres grandes pintores argentinos que adhirieron al llamado realismo crítico: Enrique Policastro en 1971, Juan Carlos Castagnino en 1972 y Demetrio Urruchúa en 1978, quienes se orientaron desde mediados de los años treinta, en medio de una politización creciente mundial de la cultura y del avance del fascismo, hacia esa visión plástica junto con Lino Eneas Spilimbergo y Antonio Berni.

La cúpula de las Galerías Pacífico de Buenos Aires, con obras de Spilimbergo, Castagnino, Berni y Urruchúa, permanece como un modelo de esa visión, que puso a este tipo de obras, a las que siguieron otras, de ejecución colectiva y exposición pública –siguiendo a los muralistas mejicanos como Siqueiros, Alfaro y Rivera- en el centro de la preocupación de estos pintores, quienes vieron en este medio la forma de llevar el arte del coleccionista al pueblo: tal era para ellos la misión del artista plástico.

Policastro, pintor del medio social humilde, tal vez el menos conocido de ellos, pero igualmente valioso, se orientó por el contrario a la pintura de caballete, en la que utilizó al comienzo los fuertes empastes y colores de una paleta baja, en la que predominaban los ocres y marrones, para luego pasar en su última época a otros materiales como la témpera, los pasteles y hasta crayones o lápices de colores, a veces combinados todos en una misma obra.








También fue un cultor, al igual que los impresionistas, de la pintura al aire libre, en muchos casos acompañado por su amigo y pintor Esteban Semino, por los campos de los alrededores de Las Heras, Provincia de Buenos Aires; como así también en el norte argentino.

Pintor autodidacta y antiacadémico, alcanzó con economía de medios una pintura ambiental, poblada de cierta ingenuidad especialmente en sus representaciones humanas a la vez que intimista, despojada de espectacularidad o embellecimiento, donde todo era sugerido: la densidad de sus paisajes pampeanos y norteños, a veces acompañados de algún elemento que recuerda la presencia humana, como así también sus visiones de los barrios marginales y de sus habitantes.

Los presuntos defectos de su pintura, desde una perspectiva académica, lejos de desmerecerla, remiten a cierta pobreza primitiva, que era lo que el artista quería reflejar en ella.






A los que les interese su obra, hasta el 30-9-2008 se exhibe una muestra de ellas en la Fundación Alón, de lunes a viernes de 14 a 19 hs, en Viamonte 1465, piso 10, Capital.-



Hugo, de Arte y Política, para Te cuento los setenta

7 comentarios:

La candorosa dijo...

Gracias por ayudarnos a conocer un poco más a los artistas plásticos argentinos.

Las artes visuales deben ser recordadas de este modo!!!

Gracias nuevamente!!!

Saludos con candor.

Apalabrada dijo...

Qué interesante lo de Policastro lo había oído dnombrar pero no había visto mucho de su obra. Es así como lo decís simple e ingenuo y un poco triste.

Pasá por mi casa hoy también tenemos arte pero de afuera.
También tiene qeu ver con los 70.
besos

hugo dijo...

candorosa: te confieso algo, policastro es uno de mis íntores favoritos y me parece un poco injusto que no tenga la difusión que merece, de ahí que el hecho de la expo me haya motivado a escribir este apunte.

nos alegra que te haya gustado y gracias por estar siempre!!!

apalabrada: "simple, ingenuo y un poco triste", captaste todo!!!

en cuanto al gazpacho de frutilla, lo voy a probar, pero en verano que es cuando más me gusta el gazpacho tradicional.

como verás, soy un poco tradicional!!!

De Lirium soy dijo...

Qué buen post! Muy bueno rescatar artistas poco conocidos Un beso

hugo dijo...

esa fue un poco la intención de este post de lirium a la par que promover la exposición.

el museo nacional de bellas artes hace dos años atrás, si mal no recuerdo,incorporó con toda justicia a policastro entre los grandes maestros cuyas obras son de exhibición pemanente. resta ahora una muestra retrospectiva del gran pintor. ojalá que la exposición en curso inspire a sus autoridades...

cariños y gracias por pasar!!!

ganesha dijo...

un familiar de mi papa tenia 2 policastros en la casa que se los habia regalado para el casamiento el mismo Policastro , y contaba que cuando Policastro pintaba se encerraba dias en su taller y no salia para nada de nada.


Si te sirve como curiosidad

hugo dijo...

muchas gracias por el aporte ganesha!!!